Nada de nada

En este momento el lector debería estar comenzando a percibir una frase interesante que lo adentre en el tema a tratarse en el texto, a la cual debería seguirle un nudo lleno de incógnitos que logre sumergirlo en esa mezcla de suspenso y satisfacción que siente uno al descubrir pensamientos ajenos, para luego llegar a una conclusión o un remate deslumbrante e intrincado, en el cual quizás podría quedarse pensando varios minutos. Pero no, esta vez quien redacta decide actuar distinto. Dejar de decir lo que no es sabido (que igualmente lo es, pero se recibe con aires babilónicos) para transmitir un mensaje obvio, y tal vez vacío.

No hay ánimos de filosofar o reflexionar.
No hay ánimos de criticar severamente nada.
No hay un mensaje oculto de amor u odio.
No hay nada. Nada de nada.

"La sorpresa constante no sorprende" dice Dolina y tiene razón.
Si alguien no es sorprendido cuando lo espera, significa que es decepcionado.

Eso le pasa a las personas cuando esperan: Se decepcionan.

Quizás porque es fácil esperar. Quizás porque es más fácil aún decepcionarse; o quizás también porque la decepción es un medio para pedirle al mundo que rompa la rutina de la falla (o perfección) constante, y se anime a perfeccionarse o (adrede) fallar respectivamente.
Es parte de la lucha eterna contra el funcionamiento del sistema (un sistema inmune, ya que se preparó para las decepciones: Inventó el conformismo).

Y así se fabrican las sorpresas: Yendo contra la marea.
El problema es cuando la marea se rinde y nos acompaña, ese es el momento de decidir si aprendemos a volar o nos transformamos en más marea.

(Al fin y al cabo el autor dijo algo).

Sabemos que es imposible callar. Por más simples que sean, las palabras de un alma libre resultan siempre más interesantes que el silencio que, en definitiva, es el único inmortal del camino.

Nos sobra la eternidad para el silencio.

Silencio.
Silencio.
Silencio.

Comentarios

  1. quien dijo que "hablar todavia es gratis" y/o "opinamos de lo ajeno porque es fácil" ???

    Te digo, en mis cortos 20 años, tuve muchas decepciones, en todo aspecto, y de muchas me hago cargo de ser la unica culpable.... decidí hace un tiempito dejarme sorprender.. dejarme ser, y dejar que lo que venga, sea.. ya no espero nada, ni espero a nadie, ni espero nada de nadie.. y me digo por dentro: me llevaré una grata sorpresa? Besos facuu! me sorprendés loco

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si te gustó... comentalo.
Si no te gustó... comentalo también.

Entradas populares de este blog

Superestructuras (humanas)

Un tipo, un bar

_____________Dice aquel que sabe