Síndrome del Betta splendens

Dicen los cronistas urbanos que su amor, era un amor perfecto. Que parecían estar fundidos en una sola piel, que eran la personificación más exacta del verbo “amar”, que las solteras (más bravas que tristonas) rabiaban de envidia al verlos pasar, y que la Luna, las estrellas y los faroles, les silbaban, al oído, una canción distinta cada noche.
Ella; una loca absoluta de pasión. Él… Él estaba dispuesto a seguirla en cada una de sus locuras. Todas las mañanas la despertaba con el más solemne de los besos, le obsequiaba flores recién recogidas, le recordaba (redundantemente) lo mucho que la quería, y se iba. Al caer la noche cenaban, hacían el amor, dormían abrazados, y esperaban, juntos, otro amable crepúsculo.

Una mañana, en vez de besarla, la mató. Las cosas cambian.

Comentarios

  1. Muy fuerte che...pero es MUY REAL... otro "10" para tí, muchacho jipi-sensible...

    Besoo! (sigo esperando que cumplas tu promesa..)

    Au revoir.-

    ResponderEliminar
  2. Esta claro que tu vida puede cambiar en un instante...en un instante puedes cambiar tu vida y la de quien tienes a tu lado.....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si te gustó... comentalo.
Si no te gustó... comentalo también.

Entradas populares de este blog

Superestructuras (humanas)

Un tipo, un bar

_____________Dice aquel que sabe