Es matar y morir

Vivimos en un mundo raro, o por lo menos eso parece cuando, a menudo, vemos fascinantes e inexplicables esas miradas de cristal que yacen bajo la frente que besamos, y pensamos (víctimas de la rareza globalizada) que, si cristal son, cristal serán.
Pero la realidad, es que el mundo es más sapo que príncipe, y nos asecha un martes 13.
Poco sirve pintar de oro al carbón.
Igualmente, resulta más interesante (y cruel, pero interesante al fin) tentar a una quinceañera a deshojar margaritas, que sincerarse, eliminar toda magia y decirle la verdad:
- No te quiere -

Pero veamos el lado práctico, (como no vamos a andar cargando con culpas en días de tanto stress) tengamos en cuenta que ser verídicos sería perder el tiempo: ninguna muchacha aceptaría una realidad tan baja.
Suena horrible, pero es más que lógico: ¿Cómo explicamos con patrones entendibles que tanto veranos junto al mar como calores de invierno tienen vencimiento?
Sería inútil ¡Que las jovencitas aprendan a los golpes! ¡Que junten, como piezas de rompecabezas, los restos de su pecho derramados en la acera! ¡Que se sientan felices de ser tristes! Que tomen valor, vayan a su híper-mercado más cercano, y compren, sin titubear, una sarna con gusto del siglo XXI. ¡Que crezcan! Que esto, es ahora, matar y morir.

Y así es como habrá cada vez más risas que sonrisas, y menos felices que contentas.
Pobres. Nos vamos a ir al otro barrio, pobres de espíritu.

Comentarios

  1. Marilyn tomó demasiadas pastillas ayer, la habian dejado sola, le habian mentido...(las mujeres vienen al mundo sin saber por qué..)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si te gustó... comentalo.
Si no te gustó... comentalo también.

Entradas populares de este blog

Un tipo, un bar

Instrucciones para crear sonrisas

Crónica de un hecho desgraciado