_______________Y que más da

Hoy, me rindo ante tus rasgos
y brindo con lo inmaculado
de tu cuerpo fino y estilizado.
Y me declaro
que sos tan tanto
pero tan tanto.

Y, mientras, charlo con tu encono
y descifro las mentiras
que de él nacen, y se me precipitan.
Y me menciono
que valés tan poco
pero tan poco.

Y es ahí cuando pienso, como quien piensa en otro,
que, una vez más, me toca cenar
(en plato de madera, y con copa de oro)
puchero con champagne.

Comentarios

  1. Como siempre, y como todo lo tuyo que leí, me encantó.. pero quiero más, siempre más...

    Te mando un abrazo en éste domingo melancólico de vino y chocolate que me toca vivir...

    La China ♣

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si te gustó... comentalo.
Si no te gustó... comentalo también.

Entradas populares de este blog

Entre

Superestructuras (humanas)

Un tipo, un bar